El seguimiento es la parte esencial en el proceso de venta, pues esta etapa nos permite asegurarnos de que el cliente sigue satisfecho con el servicio entregado o, por el contrario, no quedó contento con la atención. Este último caso nos da la posibilidad de corregir lo que hicimos mal. En el seguimiento a los clientes, todo puede pasar: puede ser que la atención incluso haya sido espectacular, que el consumidor tenga reclamos o inquietudes. Por esta razón es que utilizar el llamado como seguimiento nos permite mayor información, además de agradecerle al cliente por su compra.

Hay que considerar que el seguimiento a los clientes es una cuestión de método y constancia, por lo que, luego del llamado, en el caso de los reclamos, todos quedan registrados para ser respondidos con rapidez y satisfacer al cliente. Porque por más que el vendedor intente realizar un servicio perfecto, en ciertas ocasiones no será así. En estos casos, encontraremos a clientes enojados y furiosos ¿Qué hacer? Jamás sentirse menos, pues los problemas son parte de los negocios, sin ellos no podríamos mejorar cada vez más. El vendedor, siempre, debe ponerse en el lugar del cliente y mostrar comprensión ante su problema. Luego, se debe hacer un seguimiento riguroso del tema.

Lo principal en todo negocio es prestar atención a los consumidores actuales, sin importar lo pequeños que sean. El secreto para que los clientes vuelvan a comprar en tu negocio está en dar un seguimiento completo, pues así conseguirás un efecto positivo en ellos. Esto comienza luego de la venta con un llamado para obtener información. Si quieres saber más sobre las estrategias para hacer seguimiento a los clientes lee atentamente:

– Los vendedores deben hacerles saber a los clientes lo que hacen por ellos: Esto puede hacerse vía mail o a través de una llamada telefónica. Lo importante es demostrarle a los clientes el increíble servicio que ofreces y lo que estás entregando.
– Seguimiento y comunicación: Los mejores profesionales de ventas, son los mejores comunicadores.
– Los vendedores deben hacerlo más personal: Los mails y llamadas facilitan la comunicación pero con estos medios se pierde un poco el toque personal.
– Los vendedores deben recordar las ocasiones especiales: Los regalos son herramientas perfectas para atraer público.
– Los vendedores deben compartir información: Si el vendedor leyó un libro o sabe de algún evento debe informarle al cliente.
– Los vendedores deben considerar el seguimiento como una forma de conocer nuevos clientes: Es muy probable que cuando hables o visites a tus clientes actuales, ellos te compartan algunos contactos que pueden originar nuevos negocios.

Cada paso es importante para lograr una percepción adecuada por parte del cliente, y para el éxito. Como hemos visto, los procesos profesionales de venta no incluyen trucos ni magia, ni requieren condiciones personales particulares. Más bien se trata de perseverar en procedimientos sencillos pero prácticos, orientados a lograr transacciones beneficiosas para ambas partes, y que mejoran drásticamente nuestra tasa de éxitos en la ecuación mencionada al principio. Contáctate con nosotros ahora y pregúntanos todas tus dudas sobre el seguimiento a los clientes.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *