, ,

MES DE LA CONCIENCIACIÓN SOBRE EL CÁNCER DE MAMA: SOBREVIVIENTES DE BARE INTERNATIONAL COMPARTEN SUS TESTIMONIOS PERSONALES

Mes de la Concienciación sobre el Cáncer de Mama

En el mes de Octubre, muchas personas están entusiasmadas con la llegada de la primavera y las próximas festividades. Con el resurgimiento de colores que florecen en estas fechas, también podemos encontrar los tonos de rosa para simbolizar el Mes de la Concienciación sobre el Cáncer de Mama (BCAM) y es que, durante todo este mes, la campaña anual busca aumentar la concienciación sobre el cáncer de mama, apoyando a las personas afectadas en todo el mundo.

Ser diagnosticada es entrar en la sororidad a la que nadie quiere unirse. Pero lo que descubrí es que existe una «hermandad» entre nosotras. Y quien se vea forzada/o a unirse puede recurrir a esa experiencia de ánimo y apoyo.

Estas palabras de ánimo que Becky Fisher, Directora Global de Servicios al Cliente (Petróleo y Gas), compartió con nosotros fueron algo con lo que muchas mujeres pueden identificarse cuando se enfrentan al cáncer de mama – incluyendo varias otras mujeres notables en BARE International.

Junto con Becky, la CEO Dale Bare y la Gerente de Operaciones Jennifer Eyler de BARE son sobrevivientes; ellas se han ofrecido a compartir sus historias personales en honor al mes de la Concientización del Cáncer de Mama, mostrando su apoyo a todos quienes están pasando o han pasado por este viaje.

Aunque cada experiencia es diferente, sus historias empezaron de forma similar: el descubrimiento durante un proceso por lo demás rutinario.

«Me hacía mamografías fielmente cada año y tuve una mamografía ‘limpia’ en Septiembre de 2012. Durante las vacaciones de ese año, me encontré un bulto durante la autoexploración. Esperé a ver si desaparecía, pero no lo hizo, así que llamé a mi médico de cabecera», cuenta Becky.

Dale y Jen se estaban sometiendo a sus mamografías anuales cuando recibieron la noticia. Dale recuerda: «Me dijeron que la mancha era tan pequeña que podría haber pasado desapercibida muy fácilmente si el radiólogo no hubiera estudiado bien la mamografía. Desde luego, le agradezco a ella mi detección precoz, que me dio el tiempo necesario para someterme a la operación y el tratamiento que me hicieron con éxito.»

La noticia de un diagnóstico de cáncer de mama ha cambiado la vida de las mujeres de BARE. Jen explicó: «[Yo] pasé de sentirme una persona sana a tener un equipo de médicos y múltiples consultas periódicas con cada uno».

El shock es otra reacción común al diagnóstico, como recordó Becky:

Recuerdo que me sentí entumecida… y luego asustada.

«Yo siempre pensé que el cáncer de mama era algo ‘de familia'», recordó Dale. «Aprendí que eso no es cierto, ya que nadie en mi familia había tenido ningún tipo de cáncer».

Los amigos, la familia y los compañeros de trabajo de BARE se dispusieron al instante a apoyar a estas mujeres de la forma que fuera. «Lo superé con el apoyo de amigos y familiares, tanto a nivel personal como en BARE», declaró Jen.

«Mientras yo lloraba, mis colegas vinieron y me rodearon y lloraron conmigo», compartió Becky. «Desde el principio de esas temidas palabras, ‘Tienes cáncer de mama’, me sentí muy apoyada a través de BARE». Ver el apoyo de la gente que les rodeaba les ayudó a luchar contra su cáncer, que continuaría durante el resto de sus batallas y su tratamiento.

La lucha no siempre termina una vez finalizado el tratamiento. Según MedicineNet, «el Cáncer de Mama puede reaparecer como una recaída local (en la mama tratada o cerca de la cicatriz de la mastectomía) o como una recaída a distancia en otra parte del cuerpo». La tasa de reaparición es más alta en el aniversario de 3 a 5 años de haber completado el tratamiento.

Jen recuerda: «Mi aniversario de cinco años pasó sin una reaparición. Me sentía segura de haber terminado con esto. Luego, a los seis años, acudí a mi mamografía habitual. Pensaba que estaba bien, pero volvieron a detectarme un cáncer. Aunque no se trataba de una recaída, sino de un cáncer nuevo, lo que me llevó a una mastectomía unilateral».

Continuó diciendo: «La operación se desarrolló sin problemas, pero tuve algunas complicaciones debido a mi radiación anterior. Al final, me curé y, siete meses después, me hicieron la reconstrucción. Se trataba de nuevo de una fase temprana y, por tanto, decidí no hacer quimioterapia».

Aunque fue un proceso difícil, sobrevivieron y comparten sus victorias con nosotros, celebrando la fuerza y la victoria de una lucha que nadie quiere tener. Becky comparte un momento especial de una victoria posterior al tratamiento que vivió con un evaluador y amigo de BARE:

«Muchos tratamientos, cirugías y hospitalizaciones después, estaba en China por negocios. Programé intencionalmente tiempo adicional para poder ir a la Gran Muralla. Uno de nuestros evaluadores, Sam, de Australia, me acompañó. Estaba decidida a subir a la cima de la muralla.

Fue un gran reto para mí físicamente, pero Sam me animó y lo conseguí. Para mí fue una victoria simbólica el haber superado este obstáculo en mi vida. Si pude escalar la Gran Muralla China, ¡podría luchar cualquier batalla!».

Las mujeres de BARE han compartido palabras para concienciar y animar a quienes también se han enfrentado a esto en sus vidas:

«Si conoces a alguien que necesita una mamografía, anímale a que se la haga», instó Jen. «Mis dos casos de cáncer se detectaron durante mi mamografía anual y estaban en una fase temprana.

Si hubiera esperado o me hubiera saltado la mamografía, habría tenido que recibir tratamientos más agresivos y -es posible- que no estuviera aquí hoy.

[Estoy] muy agradecida por la tecnología que se ha desarrollado y que salva vidas».

«Como he dicho: es la hermandad a la que nadie quiere unirse», declaró Becky, «pero cuando se nos impone ser miembros, nos unimos y luchamos y lloramos juntas y nos apoyamos unas a otras».

Dale añadió: «Si tú o alguien que conozcas se encuentra en esta situación, busca personas con las que puedas hablar. No es sano (y sí bastante estresante) guardar todos los miedos, preguntas, pensamientos, etc. en el interior.

Hay muchas personas que están ahí afuera, listas y dispuestas a ayudar… por favor, permítanles hacerlo.

Aunque el Mes de la Concienciación sobre el Cáncer de Mama está llegando a su fin, poder celebrar las victorias de estas mujeres, así como las de otras personas en el mundo, ha demostrado lo fuertes que podemos ser y la lucha continúa. Becky concluye con la importancia de las medidas de detección precoz a través de la autoexploración y los exámenes profesionales:

«Hazte esas mamografías. Realízate autoexámenes. Escucha a tu cuerpo cuando creas que algo no va bien. Y si alguna vez te encuentras en esta hermandad, tu familia BARE también está aquí para ti».

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.