El éxito de una relación comercial con un cliente es, en gran medida, resultado de haber construido una base sólida de confianza, lo cual se logra con el Customer Care. Pensemos en cualquier tipo de relación, ya sea laboral, amistosa, familiar, amorosa: en su núcleo principal radica el saber dar y recibir atención, demostrar cuidados, aportar para ser mejores, ofrecer críticas constructivas, valorar las cualidades, saber estar presentes, actuar con honestidad, saber escuchar y muchas otras cosas.

De esto se trata la Atención al Cliente (o Customer Care): Construir y nutrir la relación proveedor-cliente, para fortalecer el vínculo de confianza y mantenerlo a largo plazo. El contacto con el cliente debe ser continuo y determinante para la satisfacción y fidelización del cliente. Un Customer Care, que se diferencia de la competencia por su calidad y eficacia, aporta un gran valor a la empresa y al cliente.

En mercados en los que la competencia cada vez es más grande y quizá más agresiva, mediante acciones de Customer Care será posible para tu compañía crear estrategias para:

– Entender las necesidades particulares de cada cliente, de modo que tu producto/servicio ofrezca soluciones personalizadas a sus requerimientos específicos.
– Aumentar la rentabilidad de tu negocio mediante el crecimiento vertical y/u horizontal de tus clientes actuales.
– Lograr la Lealtad de tus Clientes y desarrollar relación comercial a largo término.
– Al crear Clientes Leales, lograrás que regresen una y otra vez y, además, promuevan tu negocio entre su red de contactos.
– Precio y producto/servicio son factores importantes, pero lograr un servicio excepcional a tus clientes te permitirá crear un diferenciador único frente a tus competidores.
– Hacer más memorable el vínculo con tu cliente, no sólo te enfoques en un protocolo de servicio, ¡conviértete en una experiencia de marca!

Nunca es tarde para replantear tus estrategias, recuerda tener en mente factores fundamentales que te servirán a lo largo de tu negocio, no solo para saber actuar dentro de él, sino también para saber cómo utilizar el Customer Care:

– Ser proactivo: ¿Puedes atender sus necesidades? Escucha, plantea, ofrece soluciones, anticipa contratiempos y considera posibles resoluciones, implementa, mantén comunicación clara, da seguimiento, establece metas y brinda retroalimentación.
– Ser reactivo: ¿Algo salió mal? Reacciona rápido, comunica al cliente, identifica la raíz del problema, establece planes de acción, involucra al cliente en la solución propuesta, establece tiempos de entrega y cumple lo prometido. Al final, revisa si la solución al problema fue temporal o definitiva; si fue temporal, ajusta lo necesario para evitar contratiempos la próxima vez.

Recuerda que “el costo de mantener un cliente satisfecho es 5 a 7 veces menor que el costo de conseguir un cliente nuevo”. (Fuente: “Medición de Satisfacción de Clientes, un Sistema de Gestión de la Información para una Calidad Total”, 1993).

Si no sabes por dónde empezar; contáctanos y, de la mano contigo, podremos ayudarte a hacer más rentable tu negocio. Debes considerar que el concepto de Customer Care es la tarjeta de presentación de cualquier empresa ¡Llámanos!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *